Escritor, novelista y poeta

Alfonso J. Paredes

Escritor, novelista y poeta

TU LA POETISA Y YO EL JARDINERO (AMALIA BEATRIZ ARZAC Y ALFONSO J PAREDES)


TU LA POETISA Y YO EL JARDINERO

AJP

Prefiero ser yo el jardinero

para regalarte la más bella flor,

así alegrarte el día con su olor

y el momento sublime y lisonjero.

 

Ser tú la poetisa primero

y librarme del poema el dolor,

de buscarte palabras de amor

siendo yo el jardinero.

 

ABA

Sólo por hoy y en este día,

que llovizna de alegría

en mi Buenos Aires querido,

recibo de ti esa flor llena de esplendor,

de tus manos displicentes,

trayéndome amor adiarte

de poeta y jardinero.

Son tus letras el sendero

que al rosedal embellecer.

 

AJP

¡Joder! eso sí que es una contestación

aunque solo sea en este día

me llena de orgullo y alegría

y la recibo con gran regocijo e ilusión.

 

Lloviznas de esas que en tu Buenos aires

yo quiero que caigan en mi corazón

pues no he de darte sino la razón

si por jardinero no me diste desaires.

 

Si por ver en tu rostro en todo ese esplendor,

te llevo con mis manos complaciente

acercándote amor de jardinero paciente,

todo mi jardín a tu paso será un clamor.

 

Si mis letras son un sendero

¿qué serán las tuyas, autopistas al cielo?

que por escribir poemas no tienes recelo

y que sepas que yo a ti te vi primero.

 

ABA

Con semillas y rosas aromatizas prosas.

Riegas suaves palabras por las verdes veredas.

¿Y tú dices que yo soy la que bien te escribo?

De almácigos tus rimas, fértil sentimiento.

 

AJP

¿Pues sabes que te digo?

que me importa un pimiento

si almácigo mis rimas,

como entretenimiento s

i me complace leer las tuyas

y sigo pensando que este jardinero es testigo,

de la belleza de tus pensamientos

convertidos en versos con sentimiento,

créetelo pues te lo dice un amigo.

 

Este florecer de palabras enriquece

el jardín que con sudor cuido con esmero

para decirte todo aquello que considero

todo aquello que por tu maestría te merece.

 

Y pongo fin a esta charla que continua crece

y que no está pagada con dinero,

pues como he dicho a ti te vi primero

y sé que el título de maestra te mereces.

 

Amalia Beatriz Arzac y Alfonso J Paredes

Derecho de los autores reservados