Escritor, novelista y poeta

Alfonso J. Paredes

Escritor, novelista y poeta


¿Por qué quemas mi aroma a tierra?

Miradas eternas traspasan horizontes

hasta donde se pierde la vista,

en tierras de nadie me sitúo postrado

entre juncos y hierba buena.

 

Aún tengo incrustado el olor dulzón

de la albahaca y las manzanillas

el ramaje que se vislumbra con olor a romero

son los paisajes que se graban en el corazón.

 

Son las entrañas de mi tierra

las que me parieron con dolor

y la sangre que corre por mis venas

verla brotar para que no te pierdas.

 

Si no tienes dientes para morder

la mano del que te arrasa con su fuego

lucha con lo que puedas, defiéndete

del hombre que pierde su nombre.

 

Pasa a ser cobarde de la especie humana

solo con su mano por acción u omisión,

rotos tus troncos, carbonizadas tus ramas

echa a rodar, aunque sean piedras

o araña con tus raíces las piernas inhumanas.

 

Sángralas con tu savia que se queden pegadas

y su calavera humana se refleje en tu cara,

malditos los que con fuego van a mi casa,

a mi tierra y me arrancan las entrañas.

 

No saben lo que es el olor a hierbabuena,

manzanilla, romero o albahaca,

no han visto el horizonte donde se pierde la mirada.

 

Aquí me tienes, sentado entre los juncos

observando la tierra yerma

quemada por un loco que ni siquiera pasó un rato junto

a tu olor y sabor, a tu aroma de tierra.