Escritor, novelista y poeta

Alfonso J. Paredes

Escritor, novelista y poeta


Sir Nicholas Winton

Película que ha inspirado la novela "El diario de la judia" de Alfonso J. Paredes


EL DIARIO DE LA JUDIA, (DOS PÁJAROS DE UN TIRO)

"Le gustaba matar de un tiro en la cabeza a las embarazadas, porque así mataba a dos enemigos del Führer"


DIARIO DE LA JUDÍA

CARTA A SU MADRE

                     

 

 

 

 

 

 

 

 

CARTA A SU MADRE

 

 Mamá, hoy me dieron de comer, me siento feliz en este mundo de desgracias, únicamente pan y agua, ¿te imaginas?, pan y agua, ¡qué suerte tengo!, hay gente aquí que muere de sed, sí de sed porque no les da tiempo a tener ni hambre. En otras ocasiones les hacen sufrir y los mantienen con agua para que mueran de hambre.

 

 En realidad, la suerte me viene dada por el soldado que se ha fijado en mí, aunque si lo pienso no sé si es porque quiere violarme, otra vez, o porque siente lástima, incluso podría estar enamorado, ¡iluso!, ya ni los odio, no se merecen mis sentimientos.

 

 No te preocupes, he aprendido a soportarlo y saco provecho de ello. Mucha gente muere a mi alrededor, unos de un disparo en la cabeza, otros porque les inoculan bichos y caen enfermos, otros porque los llevan a esas naves que huelen a butano. Aunque lo peor no es eso, lo peor es que les roban su dignidad, les quitan sus ropas en vida para avergonzarlos, los matan en vida y mueren ya muertos.

 

 Por eso he aprendido a sacar provecho, por eso no debes alarmarte ni preocuparte, en cierto modo tengo suerte porque, como te dije, mueren ya muertos y a mí ya me han matado. ¿Qué puede pasarme ya? Yo ya he muerto, es mi cuerpo el que está vivo y, por lo que intuyo, así les interesa de momento.

 

 No llores por mí, que te conozco, no merezco tus lloros ni ellos tu pena. Sólo pienso en que no hay mañana porque el hombre se ha enemistado consigo mismo, con sus hermanos, padres, hijos y semejantes. Únicamente porque no piensan igual. Qué aburridos son, pretender que todo el mundo piense lo mismo. ¿Pare qué?

 

 Hoy he visto a un niño matar a su hermano, ¡qué dolor me produjo!, sobre todo porque los conocía. Uno era de ellos y el otro estaba en contra, lo llevaban bien, pero hubo una colisión de intereses entre ambos y al final lo denunció. El mayor, que fue el que denunció y que estaba a favor, pensaba que de su hermano se encargarían otros, pero le obligaron a matarlo. Luego no lo he vuelto a ver desde que se alejó hacia las naves esas que huelen a butano. No te digo quienes eran porque tú también los conoces y no te quiero apenar.

 

 Los reunieron a los jóvenes en el patio porque faltaba uno de los suyos que había ido a nadar al río y este se lo tragó. Les prometieron que el que entrara a por él le soltarían y no lo mataría. El río está lleno de pocetas y una de ellas se tragó al soldado. Un chico de unos 17 años se envalentonó, pensando en salvar la vida, y se ofreció voluntario. Le llevaron hasta el río y, sin dudarlo, se zambulló en él. Casi le cuesta la vida, pero consiguió sacar el cuerpo del soldado. Allí mismo le pegaron un tiro en la cabeza y luego metieron a su familia, a la que habían desnudado delante de todo el mundo, en aquellas naves que ya sabes.

 

 Bueno ya no te cuento más que te voy a apenar, aunque lo que te he contado es lo mejor que ha pasado, que hoy me dieron de comer pan con agua.

 

 Fue una historia ficticia, aunque a veces la realidad supera la ficción, pero lo más preocupante de este pequeño relato es que la historia se repite cíclicamente. Sólo porque unos quieren ser únicos o distintos a los demás, sólo por el afán de acaparación del hombre, sólo porque nos creemos con el derecho de apropiarnos de lo que es de todo el mundo, sólo porque no pensamos igual; nos empecinamos en aquello en lo que creemos tener razón, aunque la mayoría diga lo contrario. Solamente me hago una pregunta ¿Cuándo vamos a aprender? Estamos aquí de paso y a ese paso nos ponemos zancadillas todo el rato. Basta ya. Seamos más civilizados, seamos tan civilizados como los animales (parafraseando la canción).

 

 Mi deseo es que nos llevemos bien entre todos, mi opinión es que hablando se entiende la gente, como en los pueblos pequeños que la palabra vale más que los hechos y los hechos van siempre precedidos por palabras. Todo es posible si se quiere y se respetan las reglas que nosotros mismos nos damos.

 

 

 

CONTINUARÁ


EL DIARIO DE LA JUDÍA

LA PERRA DE BELSEN

Yo estaba apoyada en una esquina de la verja, desde donde veía cómo una fila mujeres se dirigían a lo que llamaban “módulo de recepción” y que estaba situado junto a las vías del tren, separada por una dársena. Descendían de los vagones por cientos y formaban esas largas filas que desde allí podía observar. Iban la mayoría llorando y como yo eran judías. También había gitanas y de otros países, españolas, checas, polacas... Todas tenía algo en común, que eran diferentes, no eran arias, ni rubias, ni esbeltas, ni pertenecían a lo que en esos momentos se consideraba una raza en pleno auge, la raza aria la denominaban.
Todas iban vestidas con ropas normales, pero cuando salían por la puerta de atrás de aquel hangar, ya no se podían distinguir unas de otra, las habían rapado y vestido con aquel pijama de rayas.
Así era todos los días, por lo menos los que yo llevaba aquí y que no sabía cuantos me quedaban por vivir.
Sólo me hacía una pregunta: ¿dónde estaban sus hijos? En ese momento no tenía ni la más mínima idea de la suerte de los mismos.
Mis pensamientos viendo esa escena desde un lugar aparentemente seguro, por el momento, pues allí no había nada cierto, se desviaron de momento. Alguien me agarró del brazo sin que me hubiera percatado de que se acercaba a mí con anterioridad, y me giró el cuerpo. Era Aquel soldado que se había fijado en mí, acompañado por una niña, cosa que me extrañó. Una niña de unos 16 o 17 años, rubia, preciosa, no había visto una niña tan linda como aquella desde hacía mucho tiempo. Aunque su mirada me daba miedo, evidentemente era alemana, seguramente nazi, entre otras cosas porque el soldado me dijo que estaba allí porque quería ser enfermera del régimen. Creo que me dijo que se llamaba Irma, el apellido no lo recuerdo bien, algo así como Grose o Grese. Bueno aquel detalle no tenía importancia. Detrás del soldado y la niña estaban otras cinco residentes del campo como yo, supongo que esperando a que iniciáramos la marcha hacia donde querían que fuésemos.
Nos llevaron a una pequeña cabaña al final de los diferentes hangares que estaban perimetrados por las verjas de pinchos. Por el camino observé que la niña no paraba de mirar a las mujeres que íbamos dejando atrás, según nos acercábamos a la cabaña. No lograba comprender el motivo por el que le llamaban tanto la atención, aunque pensé que como quería ser enfermera, se estaba fijando en las múltiples heridas o síntomas de enfermedad de las mujeres que observaba.
Nos paramos a las puertas de la cabaña, nos dijeron que esperáramos fuera y que nos irían, llamando. A tenor de la información que tenía, suponía que la niña nos quería observar el estado de salud, pero nada más lejos de esa intención. Empezaron a nombrarnos una a una.
Llamaron a la primera y al cabo de unos quince minutos a la segunda, pero la primera aún no había salido de la cabaña. Empecé a inquietarme. Llamaron a la tercera y ninguna de las dos anteriores habían salido. Hasta que me di cuenta que salía por una puerta trasera, desnudas y juraría que llevaban los pechos ensangrentados. Miré hacia atrás y teníamos a cuatro soldados con sus armas reglamentarias, por lo que mi idea de salir para atrás quedó echada por tierra.
Estaba aterrada, aunque sabía que de un momento a otro algo muy malo me podría ocurrir, sólo de pensar que quedábamos dos y como media me quedaba una media hora para entrar en aquella horrorosa cabaña. Pero algo debió ocurrir que, de pronto, salieron el soldado y la niña por la puerta y pararon la supuesta consulta.
Quedé aliviada, por el momento, pues nos dejaron marchar a lo que estábamos haciendo anteriormente. Pero antes de irme de allí, la niña pasó a mi lado y se quedó mirándome fijamente. ¡Nos veremos hermosura!, fue lo que me dijo y marchó rápidamente hacia la dársena.
Fdo.: Alfonso J Paredes Aly Parca
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS
VIDEO FOTOGRAFÍA RECOPILADOS DE ITERNET
CONTINUARÁ


DIARIO DE LA JUDÍA (COMED)

VIDEO RECOPILADO DE INTERNET


DIARIO DE LA JUDIA

¡COMED!

 

El silbato del tren sonó anunciando su llegada. Yo, como otras veces, observaba desde aquella esquina de la verja que me servía de talismán de protección, podía mirar sin ser observada, aunque sabían localizarme. No sé por qué siniestro o extraño motivo permitían que siguiera viva y me dejaban estar allí todos los días. Intuía que algo tenía que ver en todo esto aquella niña, tan linda, que quería ser enfermera, preconizaba que no sería aquella la última vez que la iba a volver a ver. 
Mi salud se deterioraba cada día que pasaba, estaba abatida psicológica y físicamente. Aunque eso sí, era agraciada pues me daban de comer casi todos los días agua y pan. A veces me daban las sobras de los soldados. Eso ocurría cada vez que me violaban, ya había perdido la cuenta, pero comía ese día. Hacía dos meses que tenía faltas, estaba aterrada ante el hecho de que estuviera embarazada, sobre todo porque nunca había visto en aquella cárcel a ningún niño. Este hecho me estremecía, me invadían las preguntas sobre el destino de los niños de tantas mujeres. Las que ya conocía, algunas me contaban que les habían arrebatado a sus hijos antes de llegar allí. Pero nunca supe que alguna hubiera dado a luz allí. Y según la costumbre de aquellos soldados, violaban a las que les caía en gracia, seguro que alguna quedaba embarazada. Nunca vi a ninguna embarazada. Este hecho me enloquecía, si yo estaba embarazada ¿qué me podía ocurrir? Traté de no pensar más en ello y continué observando desde mi esquina.
El tren se detuvo y una oleada de mujeres descendió a la dársena, como todos los días, pero esta vez era diferente. En las anteriores ocasiones bajaban sólo mujeres. Yo siempre me preguntaba por sus hijos, pues las había de muchas edades y seguro que muchas tenían hijos. En una carga, como en cierta ocasión oí decir a un soldado refiriéndose a las mujeres, podían bajar del tren unas seiscientas u ochocientas mujeres. 
Allí estaba, delante de todas aquellas mujeres, aquella niña que quería ser enfermera, Irma. Portaba en su mano una correa que se dividía en ocho correas más, con ocho collares que rodeaban los cuellos de ocho famélicos perros dóberman.
Por un momento, y debido al sorprendente hecho que estaba contemplando, me invadió un sentimiento de alegría. Era insólito, bajaban del tren niños, sí, niños. No me lo podía creer, quise ver un gesto de misericordia en aquellos soldados. Aunque los conducían hacia otro lado, separados de las mujeres y delante de ellos iba ella, la niña. Pero no sabía por qué las madres, supongo yo que eran, lloraban y gritaban desgarradamente extendiendo sus brazos y gritando los nombres de sus hijos, como si aquel gesto no fuese beneficioso para ellas. Al menos era lo que pensé en aquel momento.
Lo que iba a contemplar, cambió mi vida, un sentimiento de amargura, odio, vergüenza de pertenecer a la especie humana y la sensación de que el alma se me salía por la boca, me invadió todo mi ser. ¿Como un ser tan lindo podía hacer aquella atrocidad? Acompañada de sus perros, condujo a los niños hacia una pared en la que había dispuesto argollas como las que se utilizan para sujetar a los caballos, de uno de los hangares. En su mano izquierda portaba un bolso que juraría que estaba hecho con piel humana, pero no quería creérmelo. Ató a los niños en aquellas argollas, sujetándolos con collares de perro y correas. Aquellos perros parecía que llevaban días sin comer, pues estaban famélicos y ansiosos. Entonces lo oí, de aquellos labios de niña de aspecto inocente. Soltó a los perros al tiempo que gritaba: ¡Comed! Fue indescriptible, aquellas bestias devoraron hasta quedar en los huesos a aquellos pobres niños. No pude seguir mirando y me eché a llorar, me puse de cuclillas en aquella esquina y me oriné encima.
Por un momento creí que aquel monstruo me había visto y me había sonreído. Jamás olvidaré aquella mirada. Este hecho me convirtió en un cadáver psicológico, solo de pensar en que podía estar embarazada y en el destino que podía tener el bebé cuando naciera. Tomé una decisión, debía abortar antes de que un ser vivo, aunque fuese hijo mío, sufriera de ese modo.

 

Es una historia ficticia basada en los hechos acontecidos en los campos de concentración nazis, antes y durante la II Guerra Mundial.
Fdo.: Alfonso J Paredes
Todos los derechos reservados
SC/CopyRight

 

 

 

 


EL DIARIO DE LA JUDIA (DOS PÁJAROS DE UN TIRO)

EL DIARIO DE LA JUDÍA

(DOS PÁJAROS DE UN TIRO)

 

    Pasaron algunos días después del episodio de los perros y yo seguía viva y seguían dándome las sobras los soldados. No tenía ya la menor duda de que me había quedado embarazada. Había dejado de frecuentar la esquina de la verja donde me refugiaba y observaba el día a día de aquel centro de torturas. A veces me despertaba de madrugada y miraba por la ventana, el espectáculo era dantesco, todas las noches intentaban saltar la verja electrificada, porque no podían soportar más permanecer en esta prisión. El olor a carne quemada penetraba hasta lo más profundo de mis pulmones, las manos y el pelo aún humeaban electrificados por la verja.

    No tenía pesadillas nunca, porque la pesadilla era estar despierta, el mejor momento era cuando estaba dormida y soñaba que era libre, que estaba con mi familia cuidando del bebé que esperaba dentro de mí; pero cuando despertaba, no paraba de preguntarme por qué no se veían embarazadas en aquel infierno. La respuesta no iba a tardar mucho en saberla.

    Todas andábamos como autómatas, caminando de un lado para otro, con la mirada perdida y buscando la manera de acabar con aquello de una vez por todas. Yo siempre tenía suerte de que me violaran, así podía comer las sobras de los soldados. A veces las compartía con alguna compañera. Aquello era intolerable, morían de hambre y los cuerpos se afinaban por todos lados.

    Había una entrada bajando unas escaleras a la que teníamos prohibido acercarnos y ni mucho menos bajar las escaleras. El caso es que allí siempre olía a carne quemada y el lugar siempre desprendía calor, encima del tejado había una chimenea por la que nunca vi que dejara de echar humo, siempre estaba humeando. El invierno acababa de hacer su entrada y hacía un frío que se te quebraban los huesos. Mucha gente tenía quemaduras de frío en la cara o en las manos o, incluso, los que iban sin ropa, por todo el cuerpo. Mi curiosidad tuvo el mismo destino que la del gato, aunque yo sigo viva, de milagro y por desgracia, mas vale que hubiera muerto aquel día. Hacía tanto frío que quise reconfortarme y, como sabía que aquellas escaleras desprendían calor, decidí a escondidas bajar para calentarme. Once escalones y llegué a la puerta entreabierta del final de las escaleras. No pude remediar ver aquella atrocidad, cientos de cuerpos famélicos, sin ojos ni dientes, trozos de piernas y brazos, a veces solo cabezas, apiñados en una sala que donde al final había un gran horno. Me retiré espantada, pero mi espanto aumentó cuando al principio de las escaleras, allí arriba, estaba la niña, Irma. En su cara se dibujaba una sonrisa diabólica imborrable de la mente del más cuerdo, parecía el mismo demonio. Aunque era preciosa, su maldad salía nada más abrir la boca. Soltó una carcajada y con un movimiento de dedo de su mano derecha, me indicó que la siguiera.

    En ese momento no sabía qué propósito tenía o qué interés tenía para que la siguiera. ¡Llevaba un revólver!, no sé cómo no me había matado allí mismo como había hecho con otras mujeres a sangre fría para divertirse. El caso es que yo no puse objeción y la seguí como me indicó. Iba detrás de ella y no se volvía para ver si la seguía porque lo daba por hecho, estaba muy segura de ello.

     Llegamos a aquella cabaña en la que estuve a punto de entrar en una ocasión y que me salvé por los pelos de entrar en ella. Esta vez no me libraría. Subimos los escalones que daban acceso a la puerta de entrada y al llegar arriba, se colocó detrás de mí y a un lado para poder abrir la puerta. Abrió y de un empujón me hizo atravesar la puerta para entrar en el interior de la cabaña. Miré alrededor y me asusté muchísimo, aquello parecía más un prostíbulo que una casa. Las paredes estaban repletas de argollas de las que colgaban cadenas y había fustas apoyadas en las paredes, una camilla de exploración y un potro ginecológico en el centro del salón. Una lámpara y objetos como cuadernos y un bolso de mano estaban depositados en un mueble recibidor, pero no me llamaron la atención por ser esos objetos, sino porque tenía ya la certeza de que estaban hechos con piel humana, ya que la lámpara aún conservaba un tatuaje de los que tenían algunas residentes. Y lo más horrible, encima de aquel mueble había dos cabezas humanas reducidas.

- ¿Tienes miedo perra? - me preguntó Irma al mismo tiempo que me pasaba una fusta por mis pechos.

    Yo la miré aterrada pero no fui capaz de articular palabra y volvió a preguntarme:

-Sé que has estado con varios soldados, perra, ¿no estarás embarazada verdad? Esta vez fue tal el terror que sentí al escuchar la pregunta, que me hice pis encima. - porque si lo estás me harías muy feliz, pero ¿si te has meado?, cómo me gustaría probarlo, pero ahora no es el momento, contéstame.

    Pensé que tenía que guardar la calma y contestarle sosegadamente para no alterarla o enfadarla.

-No lo sé, muchos soldados me han violado.

Al instante me agarró de la pechera y me increpó diciendo:

- ¿Sabes lo que les hago yo aquí a las embarazadas? - No me dejó contestar me sacó de la casa y se dirigió a la parte de atrás, donde tenía a una chica desnuda y atada con argollas y cadenas en los pies, cuello y manos, a un poste de hormigón. Ostentaba una barriga de embarazada de al menos cuatro o cinco meses. Sacó su revolver y sin más le pegó un tiro en la cabeza, cayendo inerte al suelo casi todo el cuerpo pues la cadena del cuello no daba para llegar al suelo, quedando la cabeza, o lo que quedaba de ella, colgando del poste de hormigón. – Eso es lo que me encanta hacer con las embarazada, pues así mato a dos enemigos del Führer de un solo disparo y además ahorro balas para nuestros soldados. Mañana te haremos un control de embarazo y ojalá estés embarazada, aunque sería una pena pues eres hermosa y te quisiera para mí. En fin mañana veremos- Dio media vuelta y se alejó del lugar dejándome allí contemplando el cadáver de aquella chica.

   Vomité de la impresión. No tenía dudas de lo que debía hacer, o intentaba saltar aquellas alambradas electrificadas o abortaba. Pero ¿cómo podía abortar? Entre tantas mujeres debía haber alguna matrona y tenía que dar con ella antes de 24 horas.

 

CONTINUARÁ

Fdo.: Alfonso J Paredes

Todos los derechos reservados

Este relato forma parte de una obra inscrita en el registro de la propiedad intelectual

SafeCreative/Copyright

Imagen recopilada de internet cuya fuente es:

 

https://www.regeneracionlibertaria.org/wp-content/uploads/2015/11/portada.jpg

No se ha insertado ningún vídeo