Escritor, novelista y poeta

Alfonso J. Paredes

Escritor, novelista y poeta


Citas

El arte de gobernar generalmente

consiste en despojar de la mayor

cantidad posible de dinero a

una clase de ciudadanos

para transferirla a otra.

Voltaire (François Marie Arouet)

(1694-1778)

 

 

 

 

 

Informa a nuestros compatriotas

de que el impuesto que

se pague con el propósito de

educar no es más que la milésima

parte de lo que se tendrá que pagar

a los reyes, sacerdotes y nobles

que ascenderán al poder si

dejamos al pueblo en ignorancia.

 

 

Thomas Jefferson

 

 (13 de abril de 1743 — 4 de julio de 1826)


Dedicatoria

Dedicatoria

A Laura y Ana, mis hijas, espero que cuando

 

crezcan puedan leer «El Tributo» y se diviertan. 


Prólogo

Prólogo


    Todo comenzó como una conversación virtual en la que invitaba a tomar café. Dos perfiles de una red social, frente a frente, ideando la historia por turnos. Comenzó trepidante, casi sin aliento, en un tropel de situaciones descontroladas. Poco a poco fue tomando forma, a la vez que mi interlocutor se retiraba de la historia, aun así, agradezco su colaboración, aunque fuera sólo al principio de la historia. Por supuesto he dado cuerpo a la historia y la he expresado con mis palabras, trabajándola para darle forma.



    Y así nació Rosa, una chica como cualquier otra del montón y a la que la vida le había dado tanto penas, como glorias, como cualquiera de su condición. Una chica cuya aventura le supera en sus expectativas, con creces, rozando la esquizofrenia, tocando con la punta de sus dedos la paranoia. Aunque sus delirios se convertían en situaciones reales, con mucho peligro y rozando la muerte en cada momento.



    La búsqueda de datos para elaborar la historia me resultó un tanto tediosa, teniendo en cuenta que debía elaborar una historia ficticia con datos reales, sin dañar la imagen ni la sensibilidad de quienes afectan esos datos reales. Además, aunque de una ficción se trata, es correcto ceñirse a la veracidad de los datos históricos.



    En definitiva, es una novela pseudohistórica y ficticia con tintes de realidad, adornando para ello los datos adquiridos de fuentes oficiales y búsquedas a través de internet.



    Ni que decir tiene que todos los personajes que aparecen en la historia, son ficticios y que cualquier parecido con la realidad es fruto de la casualidad.



    Rosa podría ser cualquier chica que conozcamos, a la que le toca vivir una situación que podríamos calificar de rocambolesca y peligrosa. 




CAPÍTULO I (PARTE 1)